Los tres secretos para manejar los cambios de vida

Por Lolimar Araujo

Sábado, 13 de Abril de 2019

Los tres secretos para manejar los cambios de vida

La mayoría de la gente tiende a resistirse a los cambios por miedo a enfrentase a lo desconocido y tener que salirse de su zona de confort. Iniciar una nueva actividad (cambiar de empleo, mudarse, salir con alguien, etc.) puede ser estresante al generar cierta dosis de incertidumbre. Sin embargo, en un mundo donde el cambio es permanente, la mejor manera de adaptarse y crecer es: aceptar, afrontar y aprender de los cambios.

Existen distintos tipos de cambios: los naturales, esos que ocurren día a día y de los cuales casi ni nos damos cuenta (crecer, madurar, envejecer), Hay otro tipo de cambios que se producen de manera repentina y no podemos controlarlos: un accidente, un nuevo jefe, un despido, etc. Existen otros cambios que nosotros mismos generamos porque los deseamos y por lo tanto los propiciamos: casarse, viajar, estudiar, mudarse.

En este artículo, nos vamos a enfocar en esos cambios que no esperamos y que nos toman por sorpresa. Para ello, la Programación Neurolingüística (PNL) nos ayuda a afrontarlos de manera constructiva.

Primer secreto: Transforma tu marco de conducta

Dentro de la PNL, se habla de cierto tipo de conductas que enmarcan nuestra manera de comportarnos. Es importante detectarlas para saber dónde nos ubicamos y así poder ajustarlas de ser necesario.

El primer marco de conducta es objetivo vs problema. Cuando nos enfrentamos a un cambio debemos intentar ver su objetivo más que ver la situación como un problema.

El segundo marco de conducta es curiosidad vs suposición. La idea es mirar el cambio con una actitud que permita saber más sobre la nueva situación. Plantearnos aprender lo que sea necesario para entender y actuar de la mejor manera en vez de presuponer que las cosas irán mal o suponer que ya lo sabemos todo sobre la nueva situación.

También lee: Cómo recargarte con la energía de la Tierra

El tercer marco es el cómo vs por qué. Este marco resulta muy interesante, ya que muchas veces, frente a los cambios solemos pensar: ¿por qué me pasa esto a mí? En vez de preguntarnos ¿cómo puedo surfear esta ola? En vez de ponernos en posición de víctima, es mejor ubicarnos en una posición proactiva de empoderamiento.

El cuarto marco de conducta es el de las posibilidades vs necesidades. Ver y visualizar las posibilidades que ofrece el cambio en contraste a ver lo que nos falta, lo que nos sobra o lo que perdemos.

Y el último marco es el de la realimentación vs fracaso. En este caso, la realimentación representa la experiencia que obtenemos al afrontar situaciones de cambio. Podemos verlo como aprendizaje o tomarlo como un fracaso en cuyo caso el proceso de adaptación se realizará de manera mucho más lenta y dolorosa.

Segundo secreto: Derriba las presuposiciones

Según la PNL, existen 16 presuposiciones, pero para este tema vamos a utilizar cuatro que nos ayudarán a ver los procesos de cambio desde una nueva perspectiva.

  1. Las personas tienen todos los recursos necesarios para realizar los cambios deseados: Si otros han podido, tu también. Tienes todo lo necesario para afrontar los retos que se te presenten.
  2. Dividir en partes más pequeñas: ¿Cómo te comes un pastel? Pues cortándolo en trozos más pequeños, y así, de la misma manera, podemos afrontar una nueva situación… paso a paso. Para ello, plantearnos pequeñas acciones y seguir un plan que nos permita alcanzar los objetivos que nos proponemos.
  3. Si lo que estás haciendo no funciona, intenta otro enfoque: Esta presuposición es absolutamente maravillosa, a veces nos empeñamos en insistir en las mismas acciones y nos damos cabezazos una y otra vez. Es necesario tener flexibilidad de conducta, activar nuestra imaginación e intentar algo nuevo para adaptarnos al cambio.
  4. Detrás de toda conducta existe una intensión positiva:¿Qué hay de bueno en esto? En el fondo, siempre podemos encontrar alguna ventaja en las nuevas situaciones—esto nos ayuda a aceptar y a aprovechar los cambios como verdaderas oportunidades.

 

También lee: Cinco tips para aumentar tu conexión con el universo

 

 

Tercer secreto: Controla tu mente

Existen, según la Programación Neurolingüística, ocho reglas de la mente. En este caso vamos a analizar una de ellas que se refiere especialmente a los cambios. El enunciado nos indica que cada cambio llevado a la práctica reduce la resistencia a cambios sucesivos.

Esto quiere decir que cuanto más nos expongamos a hacer cosas nuevas, a afrontar cambios en nuestras vidas de manera constructiva y optimista, más comodidad vamos a sentir en el futuro al abordar nuevas situaciones. Y aunque es posible que tengas cierta dosis de incertidumbre, vas a poder mirar los cambios como un niño expectante ante un regalo que va a abrir. Aprenderás a actuar a pesar del miedo.

Aprenderás que tienes dentro de ti una increíble “caja de herramientas neuronal” y cada cambio te ayudará a utilizarlas y a adquirir más habilidad para nuevos fines. Incluso puede que descubras que los cambios pueden ser liberadores y que lo más importante es mantener una buena actitud.

 

-Por Lolimar Araujo Morales

Especialista en Programación Neurolingüística

y practicante de Reiki con más de 15 años de experiencia.

Arte por Marela